Seguro de viaje y Tarjeta Sanitaria Europea: la unión perfecta

Cuando organizamos nuestro viaje por Europa debemos tener en consideración que se nos pueden presentar situaciones que afecten a nuestra integridad física, como pueden ser un incidente o bien una afección que precisen de atención sanitaria en un estado que no es el nuestro.

 

Los seguros de viaje son una opción excepcional para desplazarnos por el planeta con la seguridad de que podemos abordar cualquier eventualidad sanitaria sin llevarnos sustos, evitando tener que pagar más dinero de la cuenta. No son excesivamente costosos y podemos contratarlos ya antes de efectuar un viaje específico.

 

Para cualquier viaje que hagamos por la UE, el Espacio Económico Europeo o bien Suiza, es recomendable obtener antes la Tarjeta Sanitaria Europea para evitar muchos problemas. Si vamos a movernos a otras regiones del planeta, allí no nos queda más alternativa que contratar algún seguro sanitario privado que nos proteja.

 

Este título se puso en actividad en el año 2004, tras el Consejo Europeo de Barna, que se celebró entre el 15 y el 16 de marzo de 2002. En este evento se tomó la determinación de acabar con los formularios de estancia temporal que se usaban hasta ese momento por una tarjeta único para todos los ciudadanos de la UE. La Tarjeta Sanitaria Europea se otorga a los ciudadanos que dispongan de afiliación a la Seguridad Social, jubilados y otros colectivos similares, por ejemplo, personas carentes de recursos pecuniarios.

 

De qué forma conseguir la Tarjeta Sanitaria Europea

 

Por lo general, cualquier europeo podría pedir la Tarjeta Sanitaria Europea por internet, menos en los casos listados a continuación:

 

– los que necesiten conseguir por primera vez este documento, deberán gestionarlo acudiendo a un Centro de Atención y también Información de la Seguridad Social (CAISS)

 

– los europeos que estén recibiendo una prestación por desempleo, o sus adjudicatarios directos

 

– las personas que tengan un contrato de tipo temporal

 

– quienes sean titulares de una pensión no contributiva

 

– personas carentes de recursos económicos que tienen reconocido el derecho a la asistencia sanitaria

 

Los europeos que no se encuentren en ninguno de los casos previos, tendrán menos complicaciones en el momento de solicitar el documento. Accediendo a internet, en la Oficina Online de la SS, podremos tramitar la tarjeta y conseguirla sin tener que acudir personalmente. Adicionalmente, las personas actualmente beneficiarias que soliciten una renovación, además van a poder realizarlo por internet. Sólo se trataría de acceder de nuevo al portal antes citado y encontrar la sección “Renovar” de la Tarjeta Sanitaria. A continuación el programa nos va a pedir nuestra información personal. Cuando estén completados, ya va a haber finalizado el trámite y obtendremos nuestra Tarjeta Sanitaria Europea en aproximadamente dos semanas.

 

Ventajas de poseer la TSE

 

Los beneficiarios de la TSE van a poder aprovecharse de una atención sanitaria semejante a la que reciben los habitantes del estado al que viajan. Así pues, no deberíamos tomarla como un seguro médico de viaje privado, puesto que sus coberturas son distintas. Conviene entender que la posesión de la TSE no supone atención médica gratuita, puesto que esto no es de esta forma en todos los lugares de la Unión Europea.

 

Como consejo previo a viajar, os recomendamos revisar el modelo de asistencia sanitaria existente en el país al que vamos a volar, para conocer de antemano qué derechos sanitarios vamos a tener con la TSE y calibrar si éstos se adaptan a nuestros requisitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.